Toma nota de las infracciones tributarias más comunes

Ya sabes que el desconocimiento de una ley no exime de su cumplimiento. Por ello, hoy vamos a hablar de las infracciones tributarias más comunes que puedes cometer en la presentación de tus declaraciones. Así conocerás las sanciones y las podrás evitar.

La Ley General de Tributos recopila las principales infracciones tributarias en sus artículos 191 a 206. Se entiende por infracción tributaria las acciones u omisiones dolosas o culposas con cualquier grado de negligencia que estén tipificadas y sancionadas por ley. En definitiva, dejar de cumplir tus obligaciones con el fisco.

CTA_Ebook_Gestión Laboral_Guía básica gestión nóminas_BUTTON

Las infracciones tributarias se clasifican en función de su importancia como leves, graves o muy graves y según esta calificación se establecerá el importe de la sanción.

 

¿Qué pasa cuando presentas una declaración fuera de plazo?

Cuando presentas fuera del plazo establecido una declaración o autoliquidación sin que exista perjuicio económico para Hacienda se considera una infracción leve. La sanción será una multa fija de 200 euros que podrá reducirse a la mitad en el caso de que presentemos la declaración sin requerimiento de Hacienda.

Por ejemplo, presentas el modelo 303 de IVA Trimestral del primer trimestre al día 3 de mayo (el plazo legal es hasta el 20 de abril) siempre que el resultado no sea a ingresar. Si la presentas antes de que Hacienda te la requiera tendrás una multa reducida de 100 euros. Si te descuidas en el tiempo y recibes la notificación de Hacienda solicitando la presentación del modelo, la sanción ascenderá a 200 euros.

 

¿Qué pasa cuando no ingresas la deuda tributaria resultante de una autoliquidación?

Esta infracción tributaria sucede cuando no presentas una declaración con resultado a ingresar y Hacienda te la requiere. En este caso, la Administración sufre un perjuicio y, por tanto, las sanciones son más severas.

Hay que tener en cuenta que no tiene lugar este tipo de infracción cuando el sujeto pasivo realice la presentación y el ingreso antes de que Hacienda lo requiera. Tampoco están dentro de este tipo de infracciones los casos en los que se presente la autoliquidación y no se proceda al correspondiente ingreso, pues en estos casos se inicia un periodo ejecutivo de la deuda.

Este tipo de infracciones se calificarán de leve, grave o muy grave en función, entre otros parámetros, de la cuantía de la deuda, si existe ocultación, si se han utilizado medios fraudulentos, etc.

  • Si la infracción tributaria se califica como leve, la sanción ascenderá a una multa proporcional del 50% de la deuda que se haya dejado de ingresar.
  • Cuando se trate de una infracción grave, la sanción podrá estar entre el 50 y el 100% de la deuda.
  • Si la infracción es muy grave la multa ascenderá al 100% y podrá llegar al 150%.

Veamos un ejemplo, en el mes de mayo te llega un requerimiento de Hacienda porque no has presentado el modelo 303 de liquidación de IVA correspondiente el primer trimestre. El resultado de la liquidación asciende a 3.500 euros.

Se pueden dar varios casos:

  1. Que no haya existido ocultación y, por tanto, se considere una infracción leve. En este caso, deberás presentar la liquidación abonando los 3.500 euros más una multa del 50%, es decir, un total de 3.500 + 1.750 (3.500 x 50%) = 5.250 euros.
  2. Que haya existido ocultación y se considere una infracción grave. Será Hacienda la que estipule el porcentaje de la sanción que estará entre el 50 y el 100%. Imaginamos que por haber sido un hecho reiterado Hacienda te impone la mayor multa en este tipo de casos, con lo que tendrías que liquidar los 3.500 € de la declaración más otros 3.500 € en concepto de multa, un total de 7.000 euros.
  3. Que se hayan utilizado medios fraudulentos, entonces la calificación de la infracción sería de muy grave y, en este caso, la sanción puede llegar al 150%. Lo que supondría 3.500 + 5.250 (3.500 x 150%) = 8.750 €

Habiendo visto las cuantías de las sanciones ante este tipo de infracciones tributarias habrá que andarse con mucho cuidado y no descuidarse en las obligaciones con Hacienda. Recuerda que si tienes un problema de liquidez más vale solicitar un aplazamiento de la obligación tributaria que dejar de presentar la declaración.

 

CTA_Ebook_Gestión Laboral_Guía básica gestión nóminas_POST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *