ratio de solvencia

Ratio de solvencia: ¡Cómo mejorar resultados!

¿Calculando el ratio de solvencia? Igual quieres saber cómo va tu negocio, o cómo se ve desde fuera, quizás te estás planteando una expansión y deseas conocer si te interesa invertir en algún negocio al que ya has empezado a observar. En cualquier caso, el análisis financiero te ayudará a obtener respuestas pero, debes tener en cuenta que esos resultados pueden mejorarse a medio plazo.

¿Debes más de lo que posees? Viajando al núcleo del ratio de solvencia

Pese a lo que muchas personas creen, el ratio de solvencia no equivale a la liquidez. No es tanto la disposición de la empresa para ocuparse de asuntos financieros a corto plazo como su capacidad para hacer frente a compromisos establecidos a largo plazo. Las preguntas que habría que lanzarse son:

  • ¿Podré asumir mis obligaciones financieras futuras?
  • ¿Tienen un valor superior mis deudas o mis propiedades?
  • ¿Tiene mi negocio un patrimonio neto positivo?
  • ¿Seré capaz de gestionar mi carga de deuda a largo plazo?

Aunque indagar en la liquidez de un negocio puede dar muchas pistas sobre su funcionamiento, lo cierto es que el cálculo del ratio de solvencia es más revelador a la hora de conocer el futuro de su salud financiera.

¿Cómo calcular el ratio de solvencia?

Entrando en materia, es preciso simplificar. Para empezar no hace falta perderse en cálculos sino centrarse en averiguar el ratio de solvencia. Sólo necesitas aplicar una fórmula:

(Depreciación + Utilidad neta) / (Pasivo a largo plazo + Pasivo circulante)

La operación consiste en hallar el resultado de sumar los beneficios de la empresa después de impuestos a la depreciación, que es la disminución del valor de los activos del negocio a lo largo del tiempo. Hallado el numerador, quedaría calcular el denominador, que se obtiene de sumar las deudas contraídas a corto plazo con las obligaciones financieras fijadas a más de un año. Mediante este cálculo, además de los ingresos se están tomando en consideración los flujos de efectivo, por lo que se obtiene una perspectiva más completa de la solvencia.

Una vez calculada y a la vista de los resultados del ratio de solvencia, ¿podría mejorarse la situación?

4 formas de ganar en liquidez para mejorar la solvencia

El resultado del cálculo del ratio de solvencia es contundente. Sin embargo, existen algunas maneras de mejorar el resultado. Se trata de intentar ganar en liquidez, algo que puede hacerse:

  • Recortando gastos: evalúa tus costes generales e intenta disminuirlos. Negociar con proveedores, recortar horarios o trasladarse a un local de alquiler inferior son buenas soluciones y tienen un impacto directo en la rentabilidad.
  • Cobrando deudas pendientes: aumenta el control en la facturación y mejora el seguimiento de los pagos, para asegurarte de que los recibes puntualmente.
  • Liquidando activos improductivos: almacenar activos es fuente de pérdidas así que, no hay que retrasar el momento de tomar decisiones y ganar algunos euros en la transacción.
  • Negociando mejores condiciones: de nuevo, la solución pasa por los proveedores. Negociar con ellos para conseguir ampliar los plazos de pago de deudas te permitirá ganar en liquidez.

Si llevas tu propia contabilidad y quieres obtener el ratio de solvencia, cuenta con el software adecuado. Descarga gratis ContaSOL aquí.

CTA - POST - Supervivencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *