Internacionalización de empresas: una aventura con muchos beneficios y desafíos

En un entorno cada vez más globalizado y competitivo muchas empresas, y no sólo las de gran tamaño sino también muchas pymes, se plantean abrirse a nuevos mercados, exportar sus productos o servicios e, incluso, trasladar el proceso de producción a otros países. Es lo que se conoce genéricamente como internacionalización de empresas.

CTA_Button_Guía para evitar indigestiones contables

Un proceso complejo pero con muchas ventajas

El proceso de internacionalización es, a menudo, largo y complejo, y pasa por diversas fases: desde una exportación ocasional bajo pedido, a una auténtica internacionalización de la empresa con el establecimiento de filiales productivas en otros países. No hay que llegar necesariamente a la última fase y cada empresa debe saber cuál es el punto óptimo para conseguir sus objetivos y así beneficiarse de la globalidad del mercado.

Los principales beneficios de las exportaciones son los siguientes:

  • Generación de nuevas oportunidades de mercado y de negocio.
  • Ampliar el número de clientes.
  • Mejora de los procesos productivos, logísticos y organizacionales.
  • Supone una gran oportunidad para mejorar la calidad de los productos y servicios ofrecidos.
  • Se generan nuevas oportunidades de todo tipo.
  • Supone una gran oportunidad para comenzar o acelerar procesos de investigación, desarrollo e innovación (I+D+I).
  • Aumento de las ventas.
  • Incremento de la rentabilidad y la productividad de la pyme.

Hasta ahora hemos visto los principales beneficios ligados a la internacionalización de un pyme. Pero un proceso de este tipo tiene también un reverso de la moneda en forma de retos y riesgos que la empresa ha de ser capaz de sortear.

Esto nos lleva a una pregunta que precisa una respuesta lo más objetiva posible: ¿está mi empresa preparada para encarar un proceso de internacionalización?

 

Como sé si mi empresa está lista para internacionalizarse

Antes de embarcarse en una aventura tan importante como internacionalizar una empresa y empezar a vender o producir en el exterior,  es necesario analizar concienzudamente una serie de aspectos claves, que son los que realmente nos pueden dar una referencia fiable sobre si nuestra empresa está o no preparada para internacionalizarse:

  • Analizar los recursos de todo tipo con los que cuenta tu pyme, por supuesto económicos y de capacidad financiera, pero también de infraestructura, tecnológicos, capacidad de producción, etc.
  • Un aspecto especialmente importante es la logística. Debes comprobar de una forma totalmente objetiva y realista si tu pyme cuenta con los medios y capacidad suficiente para, un vez abierta a nuevos mercados, pueda entregar los pedidos a tiempo y con la calidad suficiente.
  • Comprobar si la formación del personal de tu empresa es el adecuado y, en caso de detectar algún déficit en alguna o varias competencias, deberás contratar personal que cuente con las mismas o invertir en formación, sobre todo en idiomas y marketing internacional.
  • Analizar si en los países donde tienes pensado exportar tu producto este va a ser suficientemente competitivo, siendo necesario realizar un estudio de mercado para fijar el precio adecuado, entre otras cuestiones.
  • Considerar la necesidad de adaptar tus productos a las normas, y a veces a las costumbres, internacionales. Esto es algo que suele ocurrir en la mayoría de casos.

 

La estrategia para internacionalizar una empresa

Para internacionalizar con éxito tu empresa es fundamental que diseñes una estrategia que recoja, como mínimo, los siguientes puntos:

1) Realizar un análisis interno

Existe un paso obligatorio y previo a cualquier proceso de internacionalización empresarial: la realización de un análisis interno, identificado los puntos fuertes y débiles de diversos aspectos como la capacidad de financiación o los recursos con los que contamos. Se trata de las pistas que nos van a confirmar si nuestra empresa está ya preparada para dar este paso o necesita reforzarse en algunos puntos.

El ICEX disponer de una herramienta online gratuita que te va a facilitar mucho el trabajo a la hora de diseñar tu plan estratégico de internacionalización. Se trata del llamado “Pasaporte Exterior”, el cual te servirá como instrumento de gestión donde podrás conocer la operativa diaria de la internacionalización de tu empresa.

2) Llevar a cabo un análisis externo

Tras el estudio de la capacidad de tu empresa a nivel interno, el segundo paso consiste en investigar cómo se encuentra el sector al que perteneces y los productos que deseas exportar en los países en los que quieres entablar relaciones comerciales.

Este trabajo se ha simplificado mucho gracias a Internet. El ICEX dispone de unos fantásticos estudios económicos, donde además se ofrece información de gran ayuda sobre posibles ayudas y subvenciones.

La información que tiene el ICEX en su web está clasificada por países o por sectores y ofrece unos informes muy completos sobre la economía de cada país o el estado de un sector específico, además de informar sobre posibles acuerdos bilaterales con países que pueden facilitar la implantación y relaciones de tu empresa con los mismos.

También puede serte muy útil conocer si existen asociaciones de exportadores españoles de tu sector, puesto que suelen aportar una información clave y, si te parece interesante,  incluso unirte a ellos logísticamente.

Toda esta información te va a resultar de gran utilidad para elegir los mercados internacionales donde más te interesa introducirte, teniendo en cuenta una gran variedad de circunstancias y factores: económicos, políticos, sociales, legales, culturales, etc.

3) Crear un departamento de exportación

El siguiente paso consiste en la creación de un departamento de exportación en tu empresa desde donde planificar toda la operativa necesaria, incluyendo cuestiones como :

  • Inversión necesaria y búsqueda de fuentes de financiación.
  • Detectar las necesidades en formación, logística o tecnología y formar a los trabajadores adecuadamente, contratando personal nuevo especializado en caso necesario.
  • Poner en marcha proyectos de innovación, ya que está demostrado que las empresas con más éxito en la internacionalización son aquellas que apuestan por soluciones innovadoras, que se sitúan un paso por delante de la competencia. Dicha innovación no tiene porque ser necesariamente a nivel de producto, también se puede dar en el ámbito de la política de la empresa, la organización de los recursos humanos o el funcionamiento de los procesos productivos.
  • Buscar un canal de comercialización adecuado, que puede incluir o no presencia física en el país de origen. En determinados países es prácticamente indispensable contar con intermediarios o socios locales.
  • Poner en marcha proyectos de publicidad y marketing internacionales.

Por último, informarte que eI ICEX cuenta también con una guía de servicios para la internacionalización divida por comunidades autónomas, donde puedes ampliar información con los pasos a seguir durante todo el proceso de internacionalización. Y en ningún caso debes olvidar informarte bien sobre las posibles ayudas o convenios con los países que te interesen.

Te esperamos en la sección de comentarios.

 

CTA_Ebook_Contabilidad_Evitar indigestiones contables_POST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *