Ejemplos prácticos de un plan de mejora continua para pymes

Al contrario de lo que piensan algunos, el plan de mejora continua no es algo exclusivo de las grandes empresas, también las pymes pueden ponerlo en práctica a menor escala pero con los mismos buenos resultados. Y ese es, precisamente, el tema central del artículo de hoy: contarte qué es y cómo puedes implantar un plan de mejora continua en tu pyme para mejorar tu productividad y optimizar tu inversión.

 

Plan de mejora continua, ¿por qué no para pymes?

Como te comentábamos en nuestra introducción, algunos gerentes y propietarios de pymes no creen que hacer un plan de mejora continua sea beneficioso o rentable para su pyme.

CTA_Button_Guía para evitar indigestiones contables

Cierto es que la mayoría de las pymes no cuentan con profesionales y medios económicos como para hacer sesudos análisis de procesos, productos, relación con proveedores, etc., pero sí tienen capacidad suficiente como para reflexionar sobre todos estos puntos, ver si están funcionando o no, determinar cómo se podrían mejorar y poner en práctica soluciones imaginativas para mejorar un poco cada día, para hacer realidad esa gestión de la calidad tan necesaria para sobrevivir y triunfar en nuestros respectivos mercados.

Y como la mejor muestra es un botón, veamos tres ejemplos prácticos de cómo puede una pyme implantar un buen plan de mejora continua sin necesidad de invertir miles y miles de euros.

 

3 ejemplos para implantar un plan de mejora continua en tu pyme

  1. Conocer y organizar el trabajo diario de tu plantilla.

Un plan de mejora Continua en una pyme no se puede llevar a cabo sin saber perfectamente a qué tareas se dedica cada miembro de tu equipo humano, cómo distribuye su tiempo de trabajo, qué relaciones establece con tus clientes o proveedores, etc.

Saber qué es lo que hace tu plantilla, en cuánto tiempo y con qué objetivos te permitirá detectar carencias y proponer soluciones concretas que mejoren la calidad de los servicios que ofrece tu pyme.

2. Mejorar la comunicación interna.

Habilitar un buzón de sugerencias para los empleados, organizar reuniones mensuales, elaborar encuestas periódicas sobre el clima laboral… son distintas vías de comunicación que buscan un mismo objetivo: detectar rápidamente aquellas prácticas empresariales que están desmotivando a tu plantilla y reduciendo su rendimiento y productividad.

Así, mejorar la comunicación interna de tu pyme es esencial para implementar un buen plan de mejora continua para tu pyme sin dedicar ni mucho tiempo ni demasiado presupuesto.

3. Automatizar tu gestión empresarial al máximo.

Automatizar los procesos utilizando un software empresarial de calidad que organice la documentación empresarial y agilice los trámites con la administración, los registros contables, la elaboración de las nóminas, etc., no solo te permitirá invertir menos tiempo en este tipo de tareas, también te ayudará a evitar errores humanos y, de esta forma, a mejorar la calidad que ofrece tu pyme a todos sus clientes.

Nos gustaría cerrar este artículo con una frase que, creemos, debería formar parte de tu filosofía empresarial: el plan de mejora continua es una acción, una actitud que deben compartir todos los miembros de una empresa para pasar de la supervivencia… al éxito.

¿Estás de acuerdo?  ¿Por qué sí? ¿Por qué no?  ¡Escribe un comentario!

 

CTA - POST - Supervivencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *