Costes fijos de una empresa ¿sabes controlarlos?

Como ocurre con los costes variables, controlar los costos fijos de una empresa es fundamental para encontrar ese deseado equilibrio entre eficiencia y ahorro que es la base de la supervivencia y el éxito de una pyme. ¿Te parece interesante? Te aseguramos que lo es…

Los costes fijos de una empresa son…

los costes fijos de una empresa son aquellos que tenemos que desembolsar independientemente de nuestro volumen de trabajo, del número de pedidos o de clientes a los que tengamos que servir, del número de empleados que tengamos en plantilla, de nuestros beneficios a fin de mes, etc.

CTA_Ebook_Gestión Laboral_Guía básica gestión nóminas_BUTTON

Todas las pymes incurren en costes fijos “inevitables” e independientes de su baja o alta actividad como, por ejemplo, los costes de alquiler de la oficina, las facturas de consumos básicos de electricidad y agua, los seguros, los costes salariales de los empleados fijos, los costes de mantenimiento de las instalaciones, los servicios de limpieza, el software de facturación electrónica, etc.

Cada empresa o autónomo tiene sus propios costes fijos. No serán los mismos costes fijos lo que tenga que soportar una tienda de ropa que tendrá entre otros, el alquiler del local, coste laboral de los dependientes, limpieza, seguro del local, suministros básicos como el teléfono,la electricidad, etc., que otra tienda que venda lo mismo, pero lo haga a través de comercio electrónico, en cuyo caso, sus costes fijos serán muy inferiores a los que tiene el empresario con la tienda física. El e-commerce tendrá que hacer frente a unos gastos fijos con independencia de sus ventas tales como Hosting y dominio de su web, línea de Internet y el coste salarial de la o las personas que tenga contratadas.

Como ves, la organización y manera de trabajar de un negocio determina sus costes fijos. Es muy importante plantearse los costes antes de comenzar una actividad empresarial para buscar siempre minimizar los costes fijos. Piensa que si de partida tienes unos costes fijos elevados tus ingresos deberán ser mucho mayores para que tu negocio sea rentable.

 

2 consejos prácticos para controlar tus costes fijos

Si ya tienes un negocio en marcha puede ser buen momento para analizar tus costes fijos y si aún no lo tienes, es un buen momento para tomar nota de algunos consejos que te pueden ayudar a controlar esos costes fijos. Pero antes permite que subrayemos una idea importante que algunos empresarios han olvidado: planificar y controlar estos costes no es sinónimo de recortar indiscriminadamente arriesgando la productividad de tu plantilla o alterando el buen servicio que ofreces a tus clientes.

Controlar los costes fijos no significa escatimar en los recursos básicos, sino todo lo contrario: analizar y optimizar cada coste necesario para que tu pyme opere, sobreviva y tenga éxito en un mundo cada día más globalizado y competitivo.

Una vez que hemos aclarado este importante punto, vamos al grano, vamos a ver dos interesantes consejos que te ayudarán a controlar los costes fijos de una empresa:

  1. Clasificar los costes fijos por su importancia relativa

El primer consejo para controlar nuestros costes fijos es clasificarlos según su importancia global, de su incidencia en la actividad productiva de nuestra pyme.

Realmente es muy sencillo: tomamos un papel, trazamos una línea vertical y anotamos en una columna los costes fijos esenciales y en la otra los costes fijos que se pueden reducir. De esta forma veremos claramente qué costes podemos reducir y qué costes no debemos tocar para no hacer peligrar nuestra productividad y competitividad. Con este simple ejercicio tendremos claro, por ejemplo, que la inversión en software de gestión es completamente necesaria para nuestra competitividad, pero que podríamos reducir los costes de suministros básicos implementando la jornada continua durante algunos meses al año.

  1. Analizar cada coste fijo de forma individual

A simple vista, hay ciertos costes fijos que parece que no se pueden reducir como el alquiler de la oficina, la tienda o el local, los costes de mantenimiento y limpieza, los costes de personal, etc. Pero si analizas bien cada coste fijo, quizá encuentres una solución.

Por ejemplo, imagina que tu pyme tiene unas oficinas de 1 000 metros cuadrados en el centro de la ciudad, unas instalaciones que conllevan un importante desembolso económico en alquiler, limpieza, mobiliario, mantenimiento, etc. ¿Es esencial que sigas trabajando en esa oficina? ¿Podrías hacer el mismo trabajo en unas instalaciones más económicas? Ese es el objetivo de dedicar un tiempo a valorar cada coste de forma individual: ver si realmente es necesario para alcanzar ese equilibrio entre ahorro y productividad que es la clave de las pymes de éxito.

¿Qué te ha parecido este artículo? ¿Te ha dado ideas para controlar los costes fijos de una empresa? Nos gustaría leer tu comentario…

 

CTA_Ebook_Gestión Laboral_Guía básica gestión nóminas_POST

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *